miércoles, 10 de agosto de 2016

De milagros, Papá no perdió la cabeza.

                  
 Por: Jorge A. Jorge Batista

En los finales de los años 60, cuando recién se comenzaba a respirar aires de relativas libertades y favorables corrientes, era difícil estimar que le costaría a la población adaptarse a los nuevos cambios, propios de la recién nacída y frágil democracia dominicana.   Debo recalcar que ese ensayo democrático, debió extenderse hasta finales de los años 70, y los fatídicos 12 años de Joaquín Antonio Balaguer Ricardo.
No se de usted, pero me cuesta aceptar, su forma y mètodos de gobernar.

Los 31 años de La Era de Trujillo y los 12 vividos bajo el  autor de “Memorias de un Cortesano”, sirvieron no solo para crear divisiones y desconfianza ciudadana, y nuestros hogares en medio de la asfíxia y el sistemático acoso.  De niño hasta adolecente, fue cuando saborié los diferentes sabores de la dictadura, que no eran de anís ni de frambuesa; ningún hogar se escapó del sunami que fué el Sistema.  Me acuerdo que cuando “quitaban” una persona de su empleo, era eso motivo de jùbilo para muchos, a la vez que corrían las pirañas despavorídas, detrás del mismo puestecito ; a eso nos acostumbró “La Era Gloriosa”.

¿Quièn hubiera creído que el Cementerio Ornamental de La Vega - lugar de descanso para todo tipo de almas - , se convertiría después de desaparecida la dictadura,  en una peligrosa caldera, al  “Rojo Vivo”?.   La maldad y la envídia, se apoderaron, y pudieron màs que los tantos vínculos de amistad y familiares que habían.   Nada que ponga en peligro una vida, se justifíca, ni merece perdón.


    
Mi Papá, encargado del cementerio por algún tiempo entonces, se vió envuelto, y fué vìctima de la angurria de ciertos mercenarios de la comunidad, por la “codiciada presidencia” del cementerio.   Papá un hombre que nunca tiró con un revolver de mitos ni una pistola de agua, fué acusado de tener armas bélicas, escondidas en el cementerio. Una acusación que bastaba, para que Balaguer le mandara a cortar la cabeza. A raíz de la acusación, el regimen no perdió tiempo, y orquestó su arresto, usando para ello a su sobrino y mi querido primo hermano, que para entonces era militar de alto rango del Ejercito Nacional.   Hasta ahí llegaba el grado de crueldad del regimen, con el montaje de esa escena, desarmando moralmente el tio, a la vez que ponía el sobrino en aprietos y a prueba sus pantalones y lealtad.


Una vez consumado el arresto, Papá fué llevado a la “ tenebrosa” comisaría de frente al parque- sitio que la gente evitaba pasar por la puerta- hoy Casa de la Cultura.  Es inconcevible, que una persona, sin el debido proceso y sin ser declarado culpable de un hecho, sea sometído a encierro y maltrato. A los pocos momentos de haber sido llevado, un teniente que lo interrogaba, ya amenazaba con caerle a golpes.   Parece que a Papá un àngel lo protegía, llegando repentinamente un amigo de infancia con alto rango en la policía: Fafo Despradel.   Fafo al ver la situación dió un palmetazo en el escritorio y gritó: “Coñooo, si Carlos tiene armas en el cementerio, entonces mi papá también las tiene”; seguido por una orden de que Papá fuera llevado a su casa sano y salvo.   El nunca fué un revolucionario activo, si lo fue  era de agua dulce.   Los cargos nunca fueron comprobados.

Tiempos después llegaron a nosotros las identidades de los delatores, que tuvieron la osadía y la cachaza de ir al Palacio a hacer esta denuncia. Solo hay que ver la tela de araña que tuvieron que tejer para llevar eso a cabo.   Fueron ellos familiares y amigos vecinos de toda la vida; todos fallecídos.

Aunque esto a pocos le interese, y que a las nuevas generaciones no les quite el sueño, no hay que callar  y como un Viernes Santo, repicar y repicar las campanas de la razón, el respeto y el Temor a a Dios.

chiconino@msn.com

... CONTINUAR A EL BUQUICITO




           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.