EL BUQUICITO

"Escrito con el corazón, recibido con el alma" ... Publicando desde junio del 2003

LightBlog

13 oct. 2019

SABANA DE LA MAR: EL HOTEL DE LOS "TIOS" 3/3

PATRONALES  SABANA DE LA MAR : HOTEL BRISAS DE LA BAHÌA       12 octubre del 2019

Sin lugar a dudas, uno de los lugares más emblemático de Sabana de la Mar, es el  Hotel Brisa de la Bahía,  recordado por todos los
Emilio y Emely Messina en Sabana de
la Mar, detràs el Hotel Sobre las Olas
en la època que estaba cerca del mar
que fueron sus huéspedes.  Con una ubicación privilegiada  al final de la calle Duarte, frente al mar  a una esquina del parque, el muelle y la única bomba de gasolina que había en el  pueblo. 


Sus propietarios eran una pintoresca e inolvidable pareja:  Nortiel Rodríguez Calcaño - Morrongo - y Eudocia Tirado - la Tía - .
Graciela Messina
La casona donde estaba alojado el hotel fue construida  con madera preciosa en 1936, por los hermanos Ramon y Gregorio -Goyo-  Hernàndez, había un bar llamado "El Café de Goyo" que para la época era considerado un club social muy visitado, allí se hacían reinados y se recuerda la coronación en 1936 de Violeta Fernández Céspedes, como virreina su hermana Dinorah y la princesa Fulvia Pimentel Cordero.  

Dentro de ese reinado ocurrió que días antes del mismo, se había desaparecido en el río Serafín Pimentel, hermano de la princesa y justamente apareció ahogado el día de la fiesta, por cuya razón, Fulvia no pudo participar.

Las principales promotoras de estos eventos eran las damas Pina Núñez, Carmela Bruno y Selma Goicochea, quienes aportaban ideas y decoraban las instalaciones del Café de Goyo.  

Luego de varios años funcionando el Café cerro sus puertas y sus propietarios lo alquilaron a  los esposos doctor Eduardo Martìnez de Ubago y Victoria Hoyos Carisqueta, de nacionalidad española.  Se cuenta que el doctor creó en el pueblo el coro "Orfeón" compuesto por las 30 mejores voces del pueblo, que llegó a ofrecer recitales.  El hijo del doctor, Eduardo, era artista del pincel y fue quien pintó la Virgen de Altagracia que se encuentra en la Capilla Santa Teresa.
Muelle de SBM - foto de Lirito  Galvàn Goicochea
¨Cuando el doctor  Martínez de Ubago,  se marchó del pueblo y la casa fue desocupada, la misma  fue adquirida por  Morrongo -  y Eudocia, quienes aprovechando la ubicación de la misma , pusieron el hotel para dar servicio y facilidades de comida y alojamiento a los pasajeros que viajaban a Samaná en los botes "Carmelita-Rio Yuna" de Tom Phipps y el "Miguelìn" de Nadin Besi y le dieron el  nombre de "Hotel Brisa de la Bahìa" 

Dado el esmero y simpatía con que los  propietarios atendían  a sus huéspedes se ganaron el apodo de "Los Tíos" y  así mismo los visitantes y el pueblo re-nombraron al hotel como "De la Tía", el cual se convirtió en el más famoso y visitado sobretodo por "viajantes" y "comisionistas" - personas que con regularidad iban a los pueblos a vender mercancías -  quienes lo preferían porque se sentían "como en casa".
Nota de un viajante
Estos "viajantes"  cuando se iban, aprovechaban para  hacer su próxima reservación ya que los Tíos aparte de ofrecer habitaciones frente al mar, con camas limpias, en el comedor servían un rico menú basado en pescados, mariscos, arroz con coco y las populares "minutas" (diminutas), que Eudocia preparaba riquísimas  así como cervezas "vestidas de novia" en un ambiente familiar y distendido.  

EL Hotel en la actualidad, alli esta el recibidor
El hotel era muy fresco, muy limpio y desahogado,  con  una sala o recibidor con mecedoras tipo “Marìa Teresa” colocadas una al lado de la otra.  Las  habitaciones eran corridas, con una cama, una ponchera con una jarra colocadas en un mueble de madera (de esos que tienen un hoyo en el medio) y una bacinilla.  

El  baño era común, pero siempre estaba aseado y pulcro.   En el comedor habían dispuestas varias mesas, con un gran ventanal que daban todas al mar.  Desde allí se podía estar alerta del bote cuando venia y estar a tiempo en el muelle.   La orilla de la casa que daba al mar, estaba cercada con unos pilotillo de relativa altura, pero eso no evitaba que cuando la marea subía, llovía o había mucha brisa, el agua y salitre llegaban hasta las ventanas salpicando el àrea donde estaban los comenzales.

Era normal ver en el hotel a huéspedes en cancletas, con palillos en la boca, sentados cómodamente en las mecedoras, saludando y compartiendo con todo el que entraba, como si estuvieran en su propia casa y Morrongo sentados con ellos haciendo chistes y contando anécdotas.
Comedor actual , parecido al viejo
Pero independientemente del hotel, sus propietarios eran el centro de mayor atención.  La “tía” era una persona tranquila, muy amigable, que entablaba conversación con todos los visitantes y ofrecía sus atenciones con discreción y cariño.  Supervisaba personalmente la cocina y era la responsable del sazón y comida que sirvieran.  Todavía muchos añoran las "minutas de Eudocia" 

Por su parte Morrongo, era activo, bocòn, enèrgico y muy recto, pero muy jocoso y con mucho ingenio natural.  Cuando venia un cliente quería que lo atendieran a millón y se desesperaba si las cosas no se hacían a su modo.    Provenía de una larga y conocida familia del pueblo y mientras la "tía" se encargaba de la parte administrativa del hotel , el ocupó varios cargos en el Gobierno, incluyendo el de Síndico Municipal, de cuya gestión aún se recuerdan varias anécdotas .

Los libros de La Tia estàn encuadernados, hasta tienen la
firma del Dr. Peña Gômez
Otra de las características del hotel era que había un gran libro donde  Eudocia anotaba meticulosamente el nombre , fecha y estadía de cada uno de sus huéspedes, sus reservaciones  y no solo eso, en el libro los visitantes escribían sobre su experiencia y estadía , dejando sus datos personales y cualquier sugerencia.
La pareja tenia dos hijos, el mayor Nortiel Emilio (a) Cuqui, con un gran  parecido a su mamá, activo e inteligente, cuando terminó sus estudios, murió en un accidente automovilístico en la carretera del Este.   El menor Fernando (a) Boboyo, tenía  un retraso psicomotor, pero que no le impedía conocer a todo los visitantes del hotel, donde se pasaba el día compartiendo y hablando como si fueran familia y cuando era necesario, hasta les hacía algún mandado.  

El hotel fue frecuentado por años por personas que nunca olvidaron sus características y lo recomendaban por todas partes, con el apodo del  “ Hotel de los tios”.  Familias enteras se hospedaban por semanas y hasta personas del pueblo que vivían en el extranjero traían visitantes a quedarse en el mismo.  Muchas personalidades lo visitaron y dejaron constancia escrita del singular hotel y sus propietarios.

El Hotel en la Actualidad
En visita reciente  a Sabana de la Mar, aprovechè para ir al Hotel y me encontré con la agradable noticia de que el mismo està siendo
El Hotel ahora es un Restauran


atendido por una de las hijas de Cuqui, quien conserva como un tesoro todos los libros acumulados por sus abuelos, firmados por los visitantes, con escritos en otros idiomas (Inglés, Italiano, Francés, etc.) que dan constancia de la época de oro del Hotel Brisas de la Bahía.
Los nuevos propietarios, ella es hija de Cuqui Rodrìguez

Por supuesto que tomè fotos de los nuevos propietarios y de los antiguos libros, que están sobre una mesita a la entrada del local, como mudo testigo de los distinguidos visitantes que alguna vez estuvieron hospedados en el "Hotel de los Tíos"

Recuerdos Firmados en los Libros de la "TIA"







Escrito por : Vanessa Rodrìguez Messina
12 de octubre del 2019

Nota:  Me ha sido imposible encontrar fotos de los tíos.  Agradeceré si algún lector tiene imágenes de estos inolvidables personajes de Sabana de la Mar que me las pueda facilitar.

Artìculo 1/3 
.. DATOS HISTORICOS SBM ... CONTINUAR LEYENDO
Artìculo 2/3
... LA BASE DE MISILES SBM CONTINUAR LEYENDO ...


15 comentarios:

  1. Precioso artículo, excelente recuerdo de Morrongo y La Tía !!

    ResponderEliminar
  2. Me contaron que algunos gringos miembros de la "Base", iban a desayunar para probar comidas raras y que le servian "mondongo" con fritos, y una vez uno de ellos cuando pidio le dijo a la Tia; no mas tuberia.

    ResponderEliminar
  3. Waoo cuantos recuerdos! Excelente reportaje 👏👏

    ResponderEliminar
  4. Le doy seguimiento estricto a tus publicaciones. Nutren el conocimiento histórico y fuente de escape de Veganos. Afectos.
    Rafa

    ResponderEliminar
  5. Leí con entusiasmo tu reportaje, encontrándome con agrándele sorpresa que has incluido nuestro registro de haber estado en el 1981. Pide mi opinión en el chat general. Gracias por incluir allí nuestra registro y prueba de haber disfrutado de ese pintoresco lugar y de sus propietarios!

    ResponderEliminar
  6. Rita Hernandez Linda e interesante narracion de nuestro pueblo!! Gracias Vanessa. Cuantos bonitos recuerdos!!

    ResponderEliminar
  7. Emely Messina Martin Hermoso recuerdo, tenia días de casada y mi papá quería Mike y su hermano Pat conocieran la Cruz, esa noche le presente Pat a Teresita, fuimos al Club de Fremy, amor a primera vista, este año cumplieron 50 años de casados.

    ResponderEliminar

  8. Darwin Bruno Interesante, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  9. Yudith Baralt Tirado Hermosos recuerdos de nuestro querido pueblo.
    Excelente narración!!👏👏👏👏👏👏👏👏

    ResponderEliminar

  10. Selma Lane belos mi tio milo y mi prima emly y grato recuerdo del hotel de los tios.

    ResponderEliminar
  11. Se comia riquisimo, todo lo hacian Bueno.

    ResponderEliminar
  12. Se comia riquisimo, todo lo hacian bueno

    ResponderEliminar

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.