lunes, 1 de febrero de 2016

EN BUSCA DE LA FOTO PERFECTA

Escrito por :  Vanessa Rodríguez Messina
El Buquicito
Enero del 2016

Por una chepa caí en el Segundo Taller Fotográfico impartido por Karina Narpier  reconocida cineasta y fotógrafa dominicana

Con Karina Narpier en el centro
residente en Madrid, que por vocación, se toma el tiempo para venir a compartir sus amplios conocimientos con sus compatriotas, impartiendo unos cursos intensivos de Fotografía Profesional gratuitos, que de cobrar por el mismo el precio rondaría entre los siete mil dólares o cinco mil euros.
Como ella viene por poco tiempo, el taller es super  intensivo - entre clases y prácticas  hacen un total de 45 horas - ,   ya que pone todo su empeño en que verdaderamente cada quien entienda con claridad los conceptos de la fotografía profesional, como decía el anuncio, desde la cámara inicial, hasta la foto final.
Dentro del programa, Karina llevó como invitado a su padre, otro famoso cineasta Omar Narpier, quien nos deleitó con sus conocimientos sobre el uso de las luces, especialmente en retratos y por supuesto fue una práctica  sin ningún desperdicio. 
Grupo Toscani el dìa de la Exposiciòn

Lo más importante del taller fue la motivación que sembró Karina en todos sus alumnos y el entusiasmo que nos inyectó, especialmente en las prácticas y el trabajo final, que consistió en ir en grupo a una reserva o parque nacional, con el propósito de lograr  fotografías con las técnicas aprendidas, para de tres , escoger una,  y luego hacer una exposición colectiva, donde las mejores fueron galardonadas.
Lo más esperado por los participantes fue poner en práctica los nuevos conocimientos y organizarse para ir en trulla al lugar escogido.
La aventura de nuestro grupo – Oliviero Toscani – empezó el viernes a las seis de la mañana, cuando con cámara en mano, agua, repelente ,  picadera, lentes, trípodes y el mejor de los ánimos salimos hacia el Parque del Este, ubicado en Bayahibe.   
Y mel encontrò un Maquey

La idea era ir en caravana, pero los muchachos tenían tanta fiebre que querían salir a la cinco de la madrugada y nosotras , luego de analizar el horario decidimos darle gabela y combinamos para reunirnos en el parque, en la zona llamada Guaraguao.
 
Yo iba al volante, en varias oportunidades había manejado por la zona y pensé en ir por la carretera del Coral para no tener que pasar por La Romana, pero que va … me volé la entrada a la “pista” y tuve obligatoriamente que cruzar por el pueblo. 

Vete alanta, que estoy cansada
Iba bien,  después que pasamos la entrada a Casa de Campo, había un operativo militar y nos detuvieron para verificar los papeles del carro y mis documentos, le preguntamos la ruta hacia el parque y me indicaron que siguiera derecho.   Así lo hicimos, pero nos encontramos con un tramo de la carretera sin asfalto y nos devolvimos, con tan mala pata que  caímos  en la pista, pero en sentido contrario a nuestro destino.  Busqué el retorno más próximo y seguí las instrucciones de los letreros y que creen ? llegamos de al pueblo , esta vez por otra entrada. O sea, que cruzamos de nuevo y volvimos a pasar de frente a los guardias que intentaron detenernos pero cuando nos vieron lo que hicieron fue reir.
Lali buscando foco

Y llegamos a Guaraguao, donde empieza el parque , allí nos esperaba el grupo y el guardacampestre.  Si no lo sabían, hay que solicitar un permiso y pagar en la entrada.  Si es para tomar fotografías profesional, la tarifa es más alta.   Gracias a un arreglo de Karina  con el Ministerio de Medio Ambiente, fuimos exonerados. 
La Aventura
Rafael y Cesaryna vieron una abejita
Frente a nosotros teníamos una maravillosa vista del mar azul turquesa, varios catamaranes cruzaban llenos de turistas y nosotros empezamos con entusiasmo a recorrer el camino que no llevaría a la cueva del Puente, que según nos dijo el guardia estaba ubicada a tres kilómetros de donde nos encontrábamos.  

Como si fuéramos unos carajitos, gritábamos cuando nos cruzaba una mariposa o un cangrejito aparecía.  – ¡Aquí hay algo interesante gritó Mel ¡–  era un maquey (cangrejo) saliendo y entrando de su concha, nos acercamos e hicimos un círculo alrededor del animalito, cámara en mano, pero ¡stop! No vamos a tomar todos la misma foto, hay que buscar originalidad y respetar al  “dueño” de la imagen.  Amén.
Rafael y Mel buscando una foto
Y el sol fue subiendo, así mismo el calor, los mayes y nuestra desesperación por encontrar inspiración dentro del  estrecho camino que recorríamos, bordeado de árboles y hojas secas, sin ningún atractivo visual y cada vez sentíamos más como las piedras  – con todo y tenis- nos “puyaban” la planta de los pies. 
Mi amiga Lali y yo nos desesperábamos por llegar a la bendita cueva, Rafael, que es  ecologista furibundo  había visitado varias veces el lugar  nos alentaba y  decía que estábamos llegando, o ante cualquier ruido exclamaba:
- ¡ oh un zumbador, lo escuchan?¡ o ¡ pericosss ¡ en un momento determinado voceó ¡ una mármol, una mármol – yo en mi desconocimiento del tema de los pájaros, pensé que había encontrado una piedra y le contesté que si podría ser una cantera  …
Mel, Cesaryna y Miguel
- Nooo, se trata de una mariposa nativa llamada  mámol haitiana, la  Hamadryas amphychloe.  Pero el problema era que a pesar la buena intención de Rafael  para que captáramos los pajaritos,   las avecillas no nos daban tiempo ni para encender la cámara.

Miguel , por su robusta constitución física era el “mochilero”, iba cargando lo más pesado y para colmos se le quedó el agua dentro del carro, o sea que el pobre iba casi deshidratado.  Luego apareció un gatorade que tuvimos que compartir como buenos hermanitos.
Lali encontrò este coral seco
Willy sabía lo que quería y se tiraba al suelo buscando con su zoom  insectos y abejita, mientras que todos nos quejábamos de lo largo del camino.


Por fin vimos la cueva y sorpresa!!  en la entrada habìa un gran letrero que prohibía tomar fotos con flash ....    De inmediato recordamos   la clase de imagenes en  la noche,  y dijimos que era “pan comido” … Y empezamos a entrar , el interior estaba negro como la noche, ni siquiera la palma de la mano podíamos vernos.  De nada servìan las luces de los celulares, ni la pequeña linterna que me prestó el guardacampedre. 
Con mi hija Ariadna Sànchez y la foto que tome en Bayayibe
que fue seleccionada para la exposiciòn "Atardecer en el Este"
De pronto Cesaryna gritò que un pájaro la había tocado y  ahí mismo se armó el “juidero”, mientras Rafael calmado explicaba que eran inofensivos murciélagos que habitaban la cueva,  varios de los presente salimos corriendo y juramos que no íbamos a entrar de nuevo ahí, que mejor tomaríamos las fotos por la zona del mar.
Metamorfosis Floral, de Miguel Silvestre, mención de honor
Grupo Toscani
Los más valientes decidieron quedarse y llegar al final del túnel, que los comunicó con otra galería y cuevas, con espacios a cielo abierto donde pudieron tomar algunas fotos.
Exhaustos y sudando la gota gorda llegamos a la caseta del guarda campestre, donde almorzamos y luego de un breve descanso procedimos a tomar fotos del área, tratando de ser no repetir los mismos escenarios.  Algunos se dieron un chapuzón y clamaron por algún pescadito frito que se propusieron comer en el camino.

Miguel se la lució con un traje que confeccionó especialmente para fotografiar a Cesaryna, la maquilló y al final terminaron dentro de agua, mojados, el lazo negro de tul volando , pero logró unas fotos hermosas.  Joseph fue otro que también sirvió de modelo.
El marco de la historia por Isabel
Méndez, mención de honor,
Grupo Toscani
Ya de regreso seguimos ubicando paisajes, verificamos la hora de la puesta del sol y haciendo algunas paradas en la carretera.  El caso es que hicimos nuestro mejor esfuerzo para lograr buenas fotos, y sobretodo  intercambiamos conocimientos relativos a las càmaras y el manejo de las mismas. 

Y  valió la pena.  En la premiación final,  de las cinco fotos que recibieron mención de honor, dos de ellas fueron de nuestro grupo.

Por mi parte no logré la foto perfecta, pero sì ganè buenos amigos, cada uno con habilidades y destrezas, y puedo decir que nuestro grupo "Oliviero Toscani" darà mucho que hablar en los grupos fotogràficos.

Otros enlaces:   www.buquicito.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.