EL BUQUICITO

"Escrito con el corazón, recibido con el alma" ... Publicando desde junio del 2003

LightBlog

2 dic. 2018

JACKIE KENNEDY : “ ! TENGO SU CEREBRO EN MIS MANOS”!

22 DE NOVIEMBRE DE 1963:  ASESINATO DEL PRESIDENTE J.F. KENNEDY
30 /11/2018
Aún con episodios políticos desastrosos como la fallida invasión de Bahía de Cochinos en Cuba en 1961,  J F. Kennedy era un presidente popular.  Para noviembre de 1963  comenzaba su campaña 
Imagen relacionada
de reelección y escogió  Dallas porque cuando fue electo había perdido por mucho en esa ciudad, a pesar que su compañero   Lyndon B. Johnson, era texano.


Pero quien le hacía conquistar seguidores no era la política sino Jackie y sus hijos. Las fotografías íntimas de los cuatro vendían la imagen del estereotipo de familia ideal norteamericana, y fue esa la razón por la que ella lo acompañó en el viaje.

El 22 de noviembre  los entusiastas por ver la comitiva salieron con pancartas de alegría. La esposa del gobernador, Nellie Connally,  trepó en la limusina   junto con su esposo y  le dijo a Kennedy: Señor presidente, no puede decir que Dallas no lo ama. El asesinato ocurrió minutos después.  La hora 12:30 pm.


El tiempo entre los disparos fue de seis segundos. El primero, falló. El segundo entró por la nuca , 
Imagen relacionada
perforó su garganta y alcanzó a herir al gobernador  y el tercero  impactó  la cabeza de Kennedy, provocándole una herida mortal en el costado derecho.   Jackie repetía  mientras la limusina presidencial iba en dirección al Hospital Parkland:  “¡Tengo su cerebro en mis manos! “ Su esposo iba  sobre ella, inerte. Manchando de sangre su impecable vestido rosa.

 
Un hombre   señaló la ventana del edificio del Depósito de Libros Escolares. Gritaba:  “Está allá arriba, lo vi! ¡Es el tirador!’ “.  A la 1:50 p.m., tras un forcejeo, la policía capturó a Lee Harvey Oswald, un ex-marine que había intentado desertar a la Unión Soviética y que trabajaba desde hacía unas semanas en el Depósito de Libros. Al ser detenido dijo: “This is it” (Eso es todo).

Esa noche acusarían al detenido del asesinato   de Kennedy . Cuando él pudo hablar en  TV lo negó, pero la policía encontró el protector de su pistola sobre su cama en el cuarto que alquilaba  y   sus huellas digitales correspondían con las del rifle del Depósito de Libros. Todo esto sin mencionar sus antecedentes.

El 24 de noviembre de 1963, mientras Oswald era trasladado a la cárcel del condado,  Jack Ruby se abre paso entre los periodistas  y le dispara  en el pecho, hiriéndolo de muerte muriendo en el hospital poco después.

En 1964 la versión oficial de la Comisión Warren, encontró que tanto  Ruby como Lee Harvey Oswald habían actuado solos.

OTRAS VERSIONES
El filme Zapruder, un sastre que vivía cerca del lugar y  filmó la escena con su cámara casera .  El material fue público en 1975, y   —disponible en YouTube—, muestra el tercer disparo, que revienta el lado derecho de la cabeza de Kennedy, impulsando su cuerpo   hacia atrás y no hacia adelante, donde la lógica lo imaginaría puesto que Oswald estaba atrás de la limusina. Este  video de Zapruder es la pieza más rara. Y fascinante. Es el único del asesinato.

Jean Hill es otra testigo de aquel  día. Ella estaba del otro lado de la calle Elm, o sea que si hubo un tirador escondido tras la valla, pudo haberlo visto. Ella dijo en el programa   Oprah Winfrey  que vio humo saliendo de la valla de madera, pero Dave Perry encontró un video del 22 de noviembre donde la entrevistan y le preguntan lo mismo, y ella, con la memoria fresca, asegura que no vio nada, que solo escuchó los disparo

La limusina iba sin techo a propósito
Algunos teóricos creen que el Servicio Secreto tomó la decisión de no llevar el techo en la limusina convertible de Kennedy para facilitarle la tarea a Oswald.  El periodista Jim Lehrer, que cubrió la salida del desfile  en el aeropuerto ,  le preguntó al jefe del Servicio Secreto si el carro iría con o sin techo, y   la respuesta   fue ver el cielo despejado y gritar: “¡Quiten el techo!”

El Servicio Secreto no reaccionó entre los disparos
Otra teoría recurrente es que el Servicio Secreto actuó pésimo a propósito para que el presidente muriera, y que entre el primero y el segundo disparo tuvieron 5 segundos en los que no reaccionaron.
 
Cambiaron la ruta del presidente
Esta teoría se popularizó por un error del Dallas Morning News. En el periódico  no aparecía el desvío de la ruta de la calle Main a la Elm , pero   otro diario , el Dallas Times Herald, llevaba tres días seguidos publicando la ruta correcta.
 
El vicepresidente Johnson lo planeó todo
Madeleine Brown aseguró   que era amante de Lyndon B. Johnson y que la noche anterior a la muerte de Kennedy ella asistió a una fiesta y que su amado le dijo: Después de mañana, esos malditos Kennedy no volverán a avergonzarme. Esto   fue desmitificado por Dave Perry y Hugh Aynesworth, quienes demostraron que muchos de los supuestos invitados ni siquiera estaban en Dallas ese día.
 
¿Un periódico que ya sabía del asesinato?
 Una llamada anónima fue realizada en  Inglaterra, al editor  del Cambridge News.  El interlocutor únicamente dijo que  debía llamar a la embajada estadounidense en Londres por ‘grandes noticias’ y colgó”. Esa llamada fue realizada 25 minutos antes del asesinato de Kennedy.
 
El Cambridge News explicó que no tienen registros de dicha llamada, pero dejan abierta una pregunta: “¿Nuestro reportero que tomó la llamada acerca de JFK fue silenciado por los servicios de seguridad?”
 
Fue la Unión Soviética
Entre los documentos liberados por el Gobierno de EUA, un memo de la CIA   describe la reacción de Nikita Kruschev al enterarse de la muerte de Kennedy. Según el documento, “Kruschev tenía oscuras sospechas acerca del ala derecha de Estados Unidos tras la conspiración para matar a Kennedy”, y en todo caso, reza el papel, “Kruschev no pensaba que la seguridad estadounidense fuera tan inepta como para que Kennedy no muriera producto de una conspiración”. Este documento es interpretado como una prueba de que el Kremlin no estuvo tras el asesinato.
 
Fragmentos tomados del reportaje de  Fabrice Le Lous, en La Prensa

... IR AL ARTICULO ORIGINAL ... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.