miércoles, 3 de febrero de 2016

CAMPEONATO DE 1922 EL PRIMERO GANADO POR EL ESCOGIDO

Escrito por CUQUI CORDOVA PEREYRA


El torneo de baseball del  1922 fue identificado como el “Campeonato de la Reina”, pues en el mismo, el inmortal propulsor don Geo Pou, presidente de los Tigres, invitó a la reina de belleza vegana, Esperanza Pereyra, para ser nombrada Reina del Licey y ocurrió lo que realmente hizo posible el nombre de la justa. 

El 14 de mayo de aquel año, la reina debía presenciar el partido desde el palco del Licey, pero no hizo su entrada en él temprano. 
Los directivos de los Tigres temían caer abajo y sólo cuando llevaron una ventaja de 3 carreras llegó la reina al palco, haciéndosele un brindis de champaña. Fellito Guerra por el Escogido y Pedro Alejandro San por el Licey despachaban los bultos postales. 

Estaba ganando el Licey con score de 5 por 2, cuando vinieron los Rojos para agotar su última oportunidad. Se jugaba la primera parte del noveno. 
esperanza pereryra
Los escarlatas llenaron las almohadillas y entonces vino al bate su hombre historia, Mateo de la Rosa, quien rápidamente disparó un tremendo batazo de doble alcance, que limpió las bases. El propio Mateo más tarde también cruzó el pentágono con la vuelta del gane. Dice la leyenda que la emoción producida por el inesperado aldabonazo de Mateo hizo llorar a la reina.

El campeonato de 1922, el primero en su especie, ganado por el Escogido, sirvió para que el prospecto Nestico Sánchez comenzara a destacarse en nuestro mejor béisbol. Más luego, Sánchez llegó a establecerse como un lanzador derecho de alta calidad. 
Aquí, los Tigres del “Licey” de 1922. El hombre en cuerpo de camisa es el manager Charles Dore, que compartía la dirección del club con Pindú Miranda. Nestico, es el primero arrodillado, a la derecha. 

La llegada de la reina del Licey, de La Vega a Santo Domingo, en uno de los pocos carros que existíanen la época. Esperanza Pereyra (izquierda), rodeada de flores y el presidente de los Azules, don GeoPou, conduciendo su propio vehículo. 

esperanza pereyra 1
Las graderías y los palcos del Hipódromo “La Primavera” abarrotados de fanáticos en la tarde deldomingo 14 de mayo de 1922, para presenciar el quinto partido entre Tigres y Leones. En aquelespectáculo sólo se jugaba los domingos en la tarde, único encuentro durante la semana. Fíjense que la concurrencia de entonces tenía la cabeza cubierta con sombrero. Así era el béisbol de aquellos tiemposy su costumbre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.