lunes, 1 de julio de 2013

Entrevista a Doña Renée Klang de Guzman



Sang Data Red -Tecnología a su alcanceBanco Popular DominicanoSang Data Red -Tecnología a su alcanceBanco Popular Dominicano


Doña Renée Klang de Guzmán “Compartir con dos Papas forman parte de mis màs apreciados recuerdos


Por:  Vanessa Rodríguez Messina

Mucho se habló sobre la designación por decreto de la Primera Dama Doña Cándida Montilla de Medina para asistir a la Misa de Consagración del recién electo Papa Francisco, pero muchos ignoran que la Primera Dama Doña Renée Klang de Guzmán, estuvo presente en las dos entronizaciones de los Papas Juan Pablo I y Juan Pablo II.

clip_image004
Durante el gobierno de Don Guzmán Guzmán Fernández, tuve el privilegio de trabajar en la oficina de Protocolo de la Presidencia, bajo las órdenes del Doctor Álvaro Logroño Batlle, veterano diplomático, formal y minucioso, ex embajador dominicano en Italia y una de las personas que más sabía de diplomacia en el país, por lo que cuando el Presidente Guzmán, designó por decreto a la Primera Dama, doña Renèe Klang, a que representara al país en la entronización del Papa Juan Pablo I y Juan Pablo II, en la oficina nos ocupamos de coordinar el mínimo detalle de esas históricas visitas a El Vaticano.

clip_image002
Doña Renée, quien a sus 96 años conserva nítidos todos los recuerdos de sus experiencias de 1978, nos relató que cuando murió el papa Pablo VI y designaron a Juan Pablo I, a un mes del l Gobierno de Don Antonio, éste estaba sumamente ocupado en sus funciones de Estado y sabiendo que es una católica practicante, la nombró para que fuera ella quien viajara a El Vaticano en su representación.

clip_image006
En ese entonces el embajador dominicano ante la Santa Sede, era Atilano Vicini , quien se ocupó de enviar el carro con placa diplomática donde se movilizó la pequeña comitiva, que estaba compuesta por el doctor Logroño, su esposa Martha Fiallo y el edecán, el general Rafael Yeger Arismendi, todos hablaban italiano y doña Renèe francès. También los acompañó Mons. Agripino Núñez Collado.

Las autoridades de El Vaticano se ocuparon de la parte protocolar en cuanto a ubicación en la ceremonia, fijación de audiencia, por supuesto, teniendo en cuenta la rigurosa etiqueta del vestuario y otros detalles fundamentales.
clip_image008

Cuenta que cuando vio a Juan Pablo I dijo sentirse ante la presencia de un santo, un hombre apacible, discreto, con finos modales. Le encantó; aquello fue según sus propias palabras -amor a primera vista - . Cuando un mes después se enteró de su muerte y que iría de nuevo a El Vaticano , pensó en sus adentros cómo se sentiría con el nuevo Papa, ya que el primero la había impactado profundamente.

clip_image010
En la Audiencia con Juan Pablo II, en octubre de 1978, a doña Renée la precedió la señora Carmen Romero de Portillo, Primera Dama de México, quien entró cubierta de joyas y con una presencia imponente. En cambio ella, se mantuvo con mucha discreción y respeto, por lo que la diferencia entre ambas fue notada por los secretarios de El Vaticano y hasta lo comentaron por lo bajo.

Cuando habló con Su Santidad percibió de inmediato el gran carisma que éste tenía y la sencillez natural que emanaba de su persona, cosas que la conquistaron al instante.

Narra que esa audiencia estaba pautada solo por 15 minutos y que el Doctor Logroño Battle fue muy insistente con el tiempo y le dijo que no podía hablar mucho. Juan Pablo II le preguntó que cómo era su país, ella le contó sobre la férrea dictadura de 30 años de Trujillo, las hermanas Mirabal, del mandato de su esposo quien había abierto las cárceles y devuelto la libertad a la juventud.

clip_image012
El tiempo pasó volando, cuando se dio cuenta –por las señas del Dr. Logroño- le pidió excusas al Papa, pero éste le dijo –“quédese , vamos a seguir hablando - Entonces ella le expresó que los católicos dominicanos se sentirían honrados de que el visitara la Isla, cuna del catolicismo en América. Ella está convencida que esa conversación fue motivadora para que Su Santidad escogiera nuestro país como su primer destino en el Nuevo Mundo.

En ambas audiencias privadas doña Renée habló en francés con los Papas y Juan Pablo II le dijo iba aprender Español para comunicarse mejor con la feligresía latina, por lo que quedó gratamente impresionada cuando a los tres meses, cuando recibió a Su Santidad en nuestro país, éste ya hablaba nuestro idioma fluidamente.
clip_image016
Entre las personalidades presentes de las 145 delegacioens  en las misas solemnes de inauguración de ambos papados, estuvieron, las Primeras Damas de Mêxico, Carmen Romano de López Portillo y la de Francia Mme. Giscard d´Estaing (Anne-Aymone Sauvage de Brantes) , el vicepresidente de los Estados Unidos, Walter Mondale y su esposa Joan, los reyes de España Don Juan Carlos y doña Sofía, los reyes de Bélgica, los Grandes Duques de Luxemburgo, incluso la hermana del presidente López Portillo, Margarita, entre otros primeros ministros y cancilleres mundiales.

Otros Recuerdos

Una de las anécdotas que recuerda doña Renèe fue que una de sus maletas no llegó, la que tenía el vestuario para la Audiencia Privada con Juan Pablo II -que era un domingo-

B6FAD1F8-BDA0-4BD9-9415-4529597323DC


- “ Esa noche, Alvarito (el Dr. Logroño) no durmió , haciendo diligencias y llamando por teléfono que en esa época no era tan fácil, además por el cambio de horario había que coordinar muy bien. Yo le pedía calma y el me decía que en ese momento yo era el país y que no podía quedar mal”, parece que así lo entendió la aerolínea, porque nos informaron que habían enviado la maleta en un avión especial y felizmente, tempranito en la mañana la recibí en el hotel y pude asistir como debía a mi entrevista con el Papa.”
clip_image014
En la parte social Don Atilano Vicini ofreció una cena de gala y le obsequió una preciosa imagen de la Virgen de Altagracia, elaborada durante dos años por finos artesanos italianos, la que aún tiene colocada en la cabecera de su cama.

También tuvo la oportunidad de visitar la tumba del Papa Juan XXIII y por supuesto dar un paseo por la Capilla Sixtina y deleitarse con las obras de Miguel Angel.

Para finalizar doña Renèe expresó que para ella, "esos momentos fueron inolvidables, no solo por tener la oportunidad de conocer y compartir con los Papa Juan Pablo I y Juan Pablo II, sino por el sincero regocijo espiritual que sentí, comparado solamente cuando  compartí con la Madre Teresa de Calcuta   una oración de consuelo tras la muerte de Antonio".

Nota de la autora Agradecemos a doña Renée haberme recibido en su residencia de Santiago , junto a mi amiga Yudelka Pérez de Haddad, mi anfitriona en esa ciudad, permitiéndonos compartir su tiempo e intimidad. 

Próximamente  publicaremos la segunda parte de esta entrevista.
1 de Julio del 2013

4 comentarios:

  1. EXCELENTE VANESSA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. "No pudimos tener mejor representación en esa ocasión,Doña Renee toda una dama! Al igual que Doña Candy otra gran dama! Ambas se caracterizan por su discreción y por llevar el honor y la honra de todos los Dominicanos donde quiera que nos representen."

    ResponderEliminar
  3. Vanessa querida, Es una preciosa entrevista !.
    zaidy.

    ResponderEliminar
  4. TE ANOTASTE 100 PUNTOS CON ESTA ENTREVISTA.

    ResponderEliminar

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.