EL BUQUICITO

"Escrito con el corazón, recibido con el alma" ... Publicando desde junio del 2003

LightBlog

septiembre 24, 2018

Nosotros Allá y Aquí en La Diáspora

Jorge A Jorge Batista 

Si no estoy equivocado, fue a raíz del regreso del Profesor al país, que se enriqueció nuestro vocabulario, con foráneos términos como: diáspora, antípodas; algunos con sabor y sonidos más criollos como:  Tutumbotes e Hijos de Machepa.Me incluyo entre los que hasta entonces no conocían, por lo que no usaba  esos vocablos.  Allá y en la diáspora, existen sobradas quejas y “preocupaciones”.  Le llamo así, ya que por efecto de espejismo, lo que sucede allá, nos afecta aquí, y vice versa. Lo cierto es que aunque vivamos en el Polo Norte, somos dominicanos. Una vez desmontada la dictadura, el pie ha tenido - como del gusano a la mariposa- cambios metamórficos y radicales. 
El gusano que nos tocó no se convirtió en mariposa, más bien en escorpión, “El Consejo de Estado”.  Se pensó que con todas las calamidades y sufrimientos que habíamos pasado con la dictadura, que esta partida de escogidos ciudadanos, comenzaría a ponerle siquiera curitas en las heridas, y mercurio cromo, a los moretones del moribundo país. 

Gobiernos que siguieron ese período, no aportaron nada positivo, más bien contribuyendo al caos.  Surgieron de nuevo algunas esperanzas, con el regreso y ascenso al poder de Juan Emilio Bosch y Gaviño,   “vegano excelso”, que tras un exilio de 31 años, volvía a su tierra sin maletas, en su lugar, árganas y macutos con promesas de justicia y cambios, para una sociedad enferma. Pensamos que El Profesor traía el macuto con lanzas afiladas con  “Curare”, sustancia que paraliza y mata al instante y así comenzar a desmantelar la horrible maquinaria de terror que heredamos del tirano. 

Pero no, lo que traía era: “borrón y cuenta nueva”.  !Le faltaron calzones!  Más tarde, informaron militares partes del complot, que habían órdenes de asesinar a Bosch, una vez se asomara a la puerta del avión que lo traía al país.  Tal como le pasó al opositor de Ferdinand Marcos en 1983, Benigno Aquino, a su regreso del  exilio, a su país Filipinas, lo esperaba un franco-tirador, que le dio un tiro en la cabeza. El mundo entero fue testigo. 

En el caso de Bosch, el oficial escogido para el hecho, -como el mismo explicó-, se negó consumarlo.  Bosch no pensó que caminaba en un terreno minado de tramas y conspiraciones; ya electo, no lo dejaron gobernar.  El Clero, el Capital, la Clase Alta y los Altos Cuerpos Militares lo tumbaron.  

Apareció otra luz y remedio en el oscuro túnel, en la persona de otro “gran vegano”,  Antonio Guzmán Fernandez, que a la par con su origen cibaeño y agricultor, brevemente sirvió al país, en capacidad de Secretario de Agricultura, en el corto gobierno de Bosch.   Don Antonio - que se enfrentó y venció ampliamente a Balaguer -  comenzó su obra de gobierno, desde el primer día, dando tablazos, quitando amenazantes jerarcas militares y reorganizando áreas del gobierno. Don Antonio, lamentablemente, por motivos que nadie conoce,    ¿  se suicidó ?. ! Hay opiniones ! 

En los últimos 18 años, hemos tenido dos pichones de dictadores, que se creen, cada cual a su manera, los únicos herederos de dirigir el destino de la nación, y 10 millones de sus ciudadanos.  Aunque a través de desmedido e incontrolable endeudamiento, de donde se engorda el delito y la corrupción.  En un país donde no existe un Poder Judicial independiente, de todo y más pasa.  

Salí del país cuando el aeropuerto estaba en la Ave. San Martin, un carrito a 10 cheles por una carrera, un ciento de plátanos por 2 pesos  y tres películas por 10 cheles en cines de la capital.  Después de todo, los dominicanos somos locos con la yuca, pero líbrese aquel de llamarnos… “come yucas”. ! No sabría cual sería más insultante, de la yuca o del ñame!. 

Nunca he vivido en Nueva York, jamás fuera de New Jersey. En 1955 cuando llegué, era difícil encontrarse con alguien que hablara español, mucho menos donde comer arroz y frijoles. Los fines de semanas, había que irse a Nueva York, donde habían dos pequeños restaurantes de los primeros cubanos en llegar. He sido desde un principio, testigo. de transformaciones y cambios en la diàspora dominicana en el área tri-estatal, especialmente, Washington Heights y áreas y condados aledaños.  

Washington Heights, donde se han acomodado la mayoría de compatriotas era en los años 50, poblada por emigrantes judíos y otros europeos y escasamente por otras nacionalidades.  En las entradas de los edificios, era necesario anunciarse ante un portero, con galante uniforme.   Ya en los años 70, se notaba el descuido y deterioro del área.  Poco a poco los nuestros han abandonado el lugar, los han venido sacando a base de astronómicos alquileres. 

Yo comía de todo - los Cubanos no comen gandules ,  frijoles negros y nada más - . A veces en el trabajo, comíamos varios compañeros juntos. Un día me dice un amigo cubano: “Yo te juro a ti que si el Presidente Johnson prueba esta vaina (arroz y frijoles), se va p’a Santo Domingo”. 

Se vivía con menos estrés, el trabajo contrario a estos tiempos, era abundante  y el dinero rendía.   Es por ello, que quería referirme con más detalles a la diàspora dominicana; nuestros aportes a la nación  y como hasta el día de hoy nos perciben.  Cuando comenzábamos a llegar, ya se nos habían adelantados los boricuas, quienes nos abrieron todas las puertas y se podía notar hasta cierto punto discriminación de parte de los sajones, hacia todos nosotros.   

Con la llegada de los cubanos, se completó el sancocho  y los sajones, tuvieron que bajar la guardia y aceptar la competencia.  La mayoría formamos familias, devolviendo al país con nuestros hijos ciudadanos ejemplares.   

Así mismo, hemos demostrado amor al trabajo y lealtad a la nación que nos abrió sus puertas.  Pero no deja de haber algo que lamentar; nuevas figuras políticas, en via de representarnos, se han creído que están allá  y no sólo han metido la pata, también la mano.   

Pero quedan dignos y eficientes compatriotas, dispuestos a llevar nuestra bandera en alto.  Ya han llegado algunos a los peldaños más altos y otros que le siguen los pasos.  De repente se habla, de que el inquilino de la Casa Blanca, quiere poner un paro a la “migración en cadena”, cuando uno puede pedir a familiares, además de los hijos y los padres.  No es que esté a favor de eso, pero algo hay que hacer. De todas partes se cuela gente que no merece y no debe estar aquí.

Este país no ha sabido depurar a quien admite, ya es muy tarde.   Algo que justifica lo dicho, es el horrible asesinato del jovencito en una bodega del Bronx.  Usaron el mismo método de la pandilla MS13, no tuvieron piedad, lo 3 mataron a machetazos. Ese tigueraje se denomina, algo que no conocen:  “La Trinitaria”.  Por eso repito, que esos bandidos vienen de familias, que nunca debieron dejar entrar. 

Otra cosa nueva, a la diaspora, que con las remesas, comida y envío de insumos a familiares en el país, fortalecemos considerablemente la economía, nos cobran ahora, US$10.00, por una tarjeta de turismo, para visitar nuestro propio país.  !Es vergonzoso!

chiconino@msn.com

 Nota:  Las opiniones vertidas en este artículo no son responsabilidad de EB , sino del  escritor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.