EL BUQUICITO

"Escrito con el corazón, recibido con el alma" ... Publicando desde junio del 2003

LightBlog

14 ene. 2018

HISTORIA DE LA FAMILIA LONGO, DE LA VEGA

 Publicado en EL BUQUICITO No. 204, en fecha 31 de diciembre del 2007 - enlace al número original  ... Continuar leyendo ...

Escrito por Francisco Gerardo Longo 

En el pasado siglo miles de italianos de toda Italia llegaron en barcos a nuestro pais, huyendo de la crisis económica de la post-guerra. Entre muchos, mi abuelo, Riccardo Edoardo Longo Campagna, procedente del sur de Italia, desde donde provenian en su mayoría en su caso de una pequeña ciudad llamada Santa Domenica Talao, provincia de Cosenza, en la Calabria.   

RICARDO LONGO Y SU ESPOSA VICENTA, E HIJOS LINA, ANSELMA, ADÉLICO Y MARIO, LA VEGA
Ricardo Longo, su esposa Vicenta e hijos, Lina, Anselma, Adélico y Mario
Desembarcó al país por primera vez en 1916. Al quedar encantado de estas nuevas tierras y viendo posibilidades de progresar, vuelve a Italia en busca de su esposa, Vincenza Antonia Minervino, trayendo consigo además sus dos preciosas hijas: Lina y Anselma Teresa de doce y tres años respectivamente.

Se asentaron en Santiago y, de inmediato, incursionó en la venta de joyas, oficio que realizaba en caballos por distintos pueblos hasta Montecristi, pernoctando en casas de sus propios clientes que le acogían. El éxito económico, fruto de aquel negocio, lo hizo incursionar en la ganadería y agricultura, por lo cual se trasladaron a La Vega, ya que adquirió una finca en la sección de Rancho Viejo. Alli se quedó por siempre, procreó dos hijos más con su esposa Vincenza: Adélico y Mario Umberto.

Adelico Longo al piano, su hijo Adeliquin al frente con
la guira
En esta ciudad de La Vega esta laboriosa familia contribuyó grandemente con el desarrollo social y económico, y que siguen hasta hoy sus nietos y bisnietos. Lina, su hija mayor, se dedicó por completo a la Educación, ya que nunca se casó. Instaló la primera escuela de mecanografía y taquigrafía de esta ciudad, el Instituto Comercial Vegano, se dedicó también a los envejecientes, siendo una de las principales promotoras de fundar un Asilo, ya que no existían, fundadoras de las Sociedades “Santa Teresita” y “Sociedad Padre Fantino”. Fue elegida “hija adoptiva y meritoria” por el Honorable Ayuntamiento de la ciudad y, en la actualidad, una importante vía de esta Ciudad lleva su nombre.

Anselma, dedicada al igual que su hermana a labores sociales, fue de las primeras mujeres en trabajar en Bancos Comerciales al inicio de las operaciones del Banco de Reservas en esta ciudad.

Adélico, Doctor en Medicina con especialidad en Neumología, dirigió por 28 años el Dispensario Antituberculoso, al cual asistían hasta 90 personas al día (cabe recordar que, en los anos 1950-60, había en nuestro país un alto porcentaje de pacientes tuberculosos).

Se dedicó además a su consulta privada, adquiriendo un equipo de fluoroscopía (Rayos X), que existían muy pocos, y por lo cual venían desde distintos lugares del país. Recibió diferentes reconocimientos y condecoraciones de distintas instituciones.

Mario Umberto, su hijo menor, ingeniero y exitoso ganadero, que quedó al cuido de las tierras de su padre Riccardo, fue Síndico de la Ciudad y Regidor.



Publicado en EL Buquicito No. 204, en fecha 31 de diciembre del 2007 - enlace ... Continuar leyendo ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.