EL BUQUICITO

"Escrito con el corazón, recibido con el alma" ... Publicando desde junio del 2003

LightBlog

19 may. 2020

EL BUQUICITO 688 , ARTICULO INVITADO : LA VEGA DE AYER EN UNA ALFOMBRA MÁGICA



La vez que llegué a La Vega de ayer en una Alfombra Mágica.
Jorge A Jorge Batista       Clifton, NJ
         
Cada vez que escribo sobre mis años en La Vega, lo hago 
convencido de que es la última vez. Ahí es cuando me doy cuenta, que es Dios quien manda y  planta  nuestras raíces. Depende  de nosotros, la cosecha de sus fruto y la sombra  de puedan dar sus ramas. Mi niñez allá fué breve, y mi adolescencia en otros lados.

 Puedo citar los días de Reyes Magos, en  la  noche  poníamos agua y yerba a los camellos, pretendiendo estar dormido, pero con  un ojo abierto,  para  verlos llegar.   La Vieja Belén era la otra cosa, nunca pasó por nuestra casa, no se aprendía el  camino, ¿sería que no tenia un Celular?

Nuestra aventura al río ayer -posiblemente antes que lo desvíen- fue fabulosa, excepto que a última hora, no encontramos cazabe; tuvimos  que  comprar media  arepa y  dos  aguacates. Los cuartos no dieron para unos Mavís o Soda, el agua del río  resolvió  el problema. Hace años que no probaba la “Jina” ni los “Pomos”, se dan en abundancia en los ríos; esta vez  no les hice caso.

En el camino, llegando a la finca de Maguela, estaba la vieja mata de Jagua, otra  de “Algarrobo” (Sica en Cajeta).  Es una vaqueta llena de un polvo amarillo, algo melcochoso.  De un sabor raro, pero debe tener un buen uso medicinal.   Pena que no sea tiempo de mangos. A nuestro regreso, nos encontramos, - salia de una finca-con Vinicio , hermano  del  Maestro  Sastre  Ubiña y  nieto de Doña Gule, la lavandera.  Vinicio, amigo de infancia, era  un experto cazador  de   “ciguas” y todo tipo de pájaros, con “tirapiedras”; en cualquier mata, no importaba lo alta  que  fuera la tumbaba.  
Esta vez, traía una salta, como con 15 ciguitas. Lo único es que para hacer un sabroso “Locrio”, necesitaba como 60. 

A Vinicio también le gustaba la pesca.  Un día en que  pescaba en El Camú, en un momento que haló con fuerza la cuerda, esta saltó, y el con la boca  abierta,  el anzuelo se le clavó en la lengua; así fue llevado y atendido en el hospital.  

La miseria y escasez de esa época, era horrible; tiempos de 2da. Guerra Mundial, se  escaseaba  todo.  Las  Amas  de casas, cogían las suaves telas de los saquitos blancos de harina de trigo. Estos traían unas  letras, con la marca de la harina. Como no se conseguía tela, a lo que  Amas  de Casas,  desteñían   las letras, que muchas veces no  salían  por completo.  Se llegaron a ver hombres bañarse  en el rio  en calzoncillos, que decían detrás: “Harina de Trigo Grano de Oro”.

Hay situaciones que se nos presentan y no discriminan, si viejos, jóvenes o niños.  A  mis 8 años, me vi envuelto junto a mi familia, en una situación, que pudo haber tenido graves y lamentables resultados.  Por problemas personales y chismes políticos, Papá fue encarcelado en la Fortaleza del pueblo, (hoy sede del cuerpo de bomberos), condenado a  3 meses  de  prisión.

Junto a el, cumplía condena por actividades  anti-trujillístas, un grupo de veganos,  entre  ellos, Mario Fernández, Rafaelito Espínola y otros. El único modo de sustento con que Mamá contaba era lo que nos producían dos empleados, que felizmente no nos abandonaron.   Eso no  fue  fácil.


En la celda con Papá, había también una persona muy importante. Preso por estar envuelto en un complot para eliminar a Trujillo, fue enviado a La Vega, el Capitán  del  Ejercito, Eugenio  De Marchena.   La familia y el, se hicieron  muy amigos, a tal extremo que a mi  me  prometió,  que cuando cumpliera su condena, quería ser mi padrino de confirmación; pero el sabía que de ahí, no salia con vida.  Era un hombre “Buen Típo - Elegante”, me acuerdo que usaba un bonito reloj.


Una noche, por orden del Coronel de Puesto,  fue sacado de la celda y fusilado en otro lugar. Nunca se supo donde fue enterrado: “El Capitán Eugenio De Marchena, no pudo ser mi Padrino, ni yo su ahijado”. Cuando visito La Vega, trato de no pasar por esa calle.


Para contactar al articulista escribir a:  chiconino@msn.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.