viernes, 8 de junio de 2007

El Tamarindo

Por Jorge A. Jorge Batista

"...Nuestro pueblo, para aquellos que no vivieron esa época, era un pueblo donde era muy evidente la separación de clases socio-económicas y raciales, producto ello, de las emigraciones fundadoras de la ciudad, mayormente de procedencia europea."

Carteret, Nueva Jersey.En cierta ocación, el humorista español Enrique Jardiel Poncella dijo: que habían tantos analfabetos porque nadie escribe para ellos. En el caso de los veganos, no es cierto lo primero, pero sí lo segundo- "son cultos los veganos, pero nadie escribe para ellos". Felizmente y en contraste, la Nación tiene un general que le escribe a su país.

Este es mi cuarto ensayo sobre La Vega, y el segundo de tertulia en el tamarindo. Lo aquí narrado, son las puras memorias personales de un adolescente, y un gran número de experiencias ajenas. Si al final de esta narrativa, logramos nuestro objetivo, que no es otra cosa que despertar el interés del lector, entonces en el eco de nuestro corazón se oirán las notas de la alborada, y repicarán las campanas del viejo campanario.

El 11 de Enero de 2007, se cumplieron 59 años de la tragedia de Río Verde, en que pereció la crema de nuestros peloteros; quien escribe contaba sólo con 9 años de edad y coleccionaba sus pequeñas fotos que venían en paqueticos de dulces. Para oir los juegos de esa época- nadie tenía radio en el vecindario- en la casa de altos sobre la Casa Azul de Euclides Batista, subían el volumen del radio, para que aquellos que nos sentabamos a escuchar sentados en la plazoleta, pudieramos disfrutar del juego. ¡Siempre serán Recordados!

Veganidades

Nuestro pueblo, para aquellos que no vivieron esa época, era un pueblo donde era muy evidente la separación de clases socio-económicas y raciales, producto ello, de las emigraciones fundadoras de la ciudad, mayormente de procedencia europea.

Donde únicamente se mezclaba todo el mundo, era en la logia o dándole las vueltas al parque los jueves y domingos. En las logias, a pesar de sus secretos y hermetismo, existía una corriente bastante democratica, donde compartía un albañil , carpintero, con un abogado o un médico. Sí, oíamos siempre, de su distancia y diferencias con la Iglesia Católica.

En el pueblo, la costumbre era tal, que ningún adulto se atrevía a cargar un paquete o una funda por la calle; para ello había que buscar un muchachito que lo hiciera. La única persona que iba al mercado y traía su compra- me parece verlo con su sombrero de ingeniero- era el Sr. Carretero, padre de nuestros grandes deportistas, y quien fuera tenor del coro de la Catedral.

El Casino Central

¡Ahí si era verdad donde el gas pelaba, y la puerca retorcía el rabo! Era un sitio exclusivo para los que estaban en buena (si fuera ahora no cupieran los socios) y por supuesto, para los hijos de Papi y Mami. Quien escribe, a juzgar por uno de mis apellidos, y a pesar de que estaba muy niño, nunca logré entrar a una fiesta de Reyes. Apellido y todo, era "un chivito jarto'e jobos."

Sin embargo un domingo, Marino Sánchez quien era como mi segundo papá, me quería llevar al baile de Reyes, a como diera lugar; yo no tenía zapatos en buen estado, pero era tan grande su afán de llevarme, que hizo que José el Chino, el afable zapatero, nos abriera la zapatería que estaba cerrada, ya que era domingo.

Luego de medirme como diez pares de zapatos, sucedió que ninguno me sirvió; este fue, señoras y señores, mi único y último intento de subir al Casino.

Veganos que han dejado un gran vacío

Dr. Eladio de los Santos Jerez. Eladio- dejando a un lado el protocolo- uno de los jóvenes más populares del barrio, y por más que escalara en su profesión, nunca dejó de ser Eladio.

Simpatico, cariñoso, alegre, y sobre todo con la educación y modales que aprendió, al igual que sus hermanos, de su madre, nuestra querida doña Lola Jerez. Cuando escribía, lo hacía bajo el pseudónimo de Robert Walker.

Eladio, por allá por los años 45-46, les llevaba a quien escribe y a mi grupo, algunos diez años de edad, pero éramos testigos de todos los juegos y deportes en que participaba.

En la plazoleta, en ese entonces, se practicaban varios deportes, a pesar de la escasez de útiles deportivos. Pero estén seguros uds. que de alguna manera nos la ingeniábamos.

El llamado "Ti-pi-tin," era para nosotros lo que es ahora "Tenis".Aparecían talvez las bolas, pero nadie tenía raquetas. Alguien introdujo entonces, estoy casi seguro que fue Eladio, unas raquetas hechas de madera, que muchas veces cuando no aparecían, eran sustituídas por las tapas de las tinajas.

A Eladio, nadie le ganaba jugando al "Jacks"; tenía unos dedos larguisimos, y con una barrida, se llevaba la pelotica y casi todas las estrellitas. Saltando al trúcamelo, no tenía competencia. Saltaba como un canguro, y tenía siempre las mejores chapas; donde éstas caían, ni se movían. Exibía también una gran destreza con el "emique". ¿Saben lo que es? Fué con su partida tan a destiempo, como perdió La Vega uno de sus mejores hijos.

Típicos personajes, dignos de recordación que emanaba de unos tiempos cerrados y escasos, en que alguien con algo de habilidad y buen sentido del humor, fácilmente sobresalía y dertía.

"Guanán": Siempre se sabía que ahí venia Guanán, cuando con la bocina de su bicicleta, hacia un sonido que emulaba a" Lle-góoooooooo Gua-nannnnnnnnnnnn"

"Cesar Golilla": Este genial vegano, se puede decir, fue sin lugar a dudas, víctima de las circumstancias, pues nació muy temprano y en el lugar equivocado. De voz ronca, (exibía una cicatriz en la garganta) y poosedor de variadas cualidades artísticas, vivía como podía, con lo poco que su gran talento le daba. Era un a especie de "hombre trío": bailaba con las maracas en los zapatos, a la vez que cantaba y tocaba la guitarra. Tiene que estar en la Gloria en el exclusivo club de seres especiales y talentosos. "Luis El Ciego" : Menciono y tildo a Luis, y sin temor a equivocarme de "Angel en Misión Divina" "Ejemplo de Fraternidad y Amor". Caminaba por el medio de las calles, con envidiable ligereza, a sabiendas de a dónde y a quién saludar. Dotado además de aptitudes artisticas, en él se evidenciaban claramente los misteriosos extra-sentidos con que Dios reemplaza a aquello de los cuales nos priva. "Ramón Pérez": Extraordinario cantante vegano de tangos, que ni La Vega ni el País supieron valorar.

Como escribió Reginaldo Atanay en la dedicación de su única o una de sus escasas grabaciones: "Ramón Pérez, es un artista terminado." Se inició en el arte junto al guitarrista y compositor Bienvenido Fabián, formando el duo Pérez- Fabian. Luego conoció a Servio Tulio Peralta, quien junto a Frómeta, Asmar y Demayistre, se destacó en el género argentino. Fué ésta la música a la que se había dedicado nuestro Ramón Pérez, impulsado por la inspiración que le produjo el estilo de Gardel y Magaldy.

Quién escribe, tiene como colección única, una grabación de 12 canciones de este gran artista vegano,la que está a la disposición de cualquier entidad cultural vegana, interesada en su preservación. Es un compromiso cultural, el que los veganos no lo olviden.

Ramón Perez , y la grandiosa Lita Sanchez, en la todavía época grande del tango, bien pudieron ser considerados, sus mejores interpretes fuera de Argentina.

A mediado de los años 40, sucedió en el Hatíco y los veganos no lo saben

Para saber de lo narrado a continuación, tiene ud. que haber nacido y criado en la época de las hojaldras, el guanimo y los mata-guardias; con una mota se compraba media torta de casabe, y quién sabe si hasta su pedacito de chicharrón. "P'a bañaino en ei rio"

Desde tiempos que se escapan a nuestra memoria, la mayoría de los terrenos del Hatico, eran propiedad de mis antepasados o familiares cercanos, dando lugar a que prácticamente fuéramos los únicos que habitaramos el lugar; por ello teníamos casi como nuestros "El Charco de la Piedra" "Las Raices" y "La Chorrera". Hoy día la urbanización "Merín" lleva el nombre de nuestra abuela.

Una mañana, por la carretera (callejón en ese entonces) donde se fabrican hoy los famosos disfraces del carnaval, un guardia,viniendo de la fortaleza -fusíl con bayoneta y todo- traía por delante a este hombre en calidad de prisionero.

Según avanzaban en dirección hacia el rio, y ya a unas trescientas yardas de donde se encuentra hoy la iglesia Mormona, no se sabe quién pidió a quién, que se detuvieran momentaneamente.

Sin que fuera visto, alguien de la familia que se encontraba del otro lado de la "malla", más se ocultaba entre los matorrales, ante la escena que se desarrollaba ante sus aterrados ojos; de haber sido descubierto por haber presenciado lo ocurrido, hasta la vida le hubiera costado.

Al detenerse, el reo pidió permiso para encender y fumar un cigarillo. Luego de reanudar la marcha y el reo dar la espalda, éste recibió un tiro mortal de fusil por la espalda.Ya consumado el crimen, el militar hizo un "allante" pidiendo auxilio, tratando de simular un accidente, y asegurarse de que nadie había presenciado el hecho.

No habían pasado ni diez minutos de haberse escuchado el disparo, cuando ya se acercaban al lugar militares superiores y autoridades encargadas del caso. No cabe dudas de que fue una orden de ejecución premeditada.

Por respeto a las familias, nos reservamos los apellidos tanto del reo como del homicída, pero sí podemos divulgar, que el reo fué fusilado por su participación junto al Capitán Eugenio de Marchena en el complot para matar a Trujillo.

El Capitán de Marchena, quién sería mi padrino de confirmación, no pudo serlo, pues también fué fusilado en la fortaleza de La Vega, donde está hoy el Cuerpo de Bomberos.

Como todo comienzo tiene su final, damos así por terminada esta animada tertulia bajo la sombra del Tamarindo, a la vez que damos las más sinceras gracias, a aquellos compañeros de infancia con quienes compartimos, y aún más a todas aquellas personas que no conocíamos pero que se se acercaron- talvez por curiosidad- y decidieron quedarse a escuchar todas estas inquietudes.y remembranzas.

Brillaron por su ausencia: Cucho Carretero, Elpidio Jiménez, Amor Díaz, Angel Russo, Luis Gil, Luichy Abreu, Cuquín y Sandino Jiménez,Armandito, Eladio y Leonte De Los Santos, Chicho Batista, José Euclides Batista, Boris y Marino Sanchez, Ramón Pella Santos, Osiris Perdomo, Bertico Rincón, Manlio Bobadilla, Roque Holguín, Juan Lora Fernández, Fafo Despradel, Manuel Sanchez Acosta, Enriquillo Sanchez, Rafo Perdomo, Rafaelito Martinez, Hugo Matos, Ramoncito Espinal,Victor Coradín, José De Oleo, Armandito y Joaquin Manuel Gómez, Elias Delgado, FelipeBabio y Babín Echavarría, Dario y Nan Andino, Miguel Cañá, Puchulo y Pililín, Francia Pérez, Numa, Piro, Sotoyo, Julico, Cuso,Omar, Vinicio, Burito,Chiche,Luís, Pancho, Panchito, Mendo, Polito, Fabio, Bienvenido, Tinita, Tuntún

Ellos fueron pilares de una Vega vieja, simple y acogedora, hombres con defectos, talentos y virtudes; para ellos este cuadro de honor, en el que cada uno de sus nombres simboliza una hoja del centenario tamarindo.

Vegano: animate y escribe de tu pueblo. hay mucho de que hablar, y sobra qué contar. ¡TODO NO ES CARNAVAL!

Hasta otro momento, Pueblo.

chiconino@msn.com

------------------------------------------------------------------------------------------------

1 comentario:

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.