jueves, 20 de septiembre de 2007

EL BUQUICITO VIAJERO 5

Este boletín llega a todos ustedes gracias al patrocinio de la FUNDACION BRUGAL, SANG DATA RED y BELKASA, SA

"Es mejor cumplir con los propios deberes que criticar los ajenos"

Desde el pasado jueves y hasta el lunes, viajé a EUA en asuntos relacionados con mi trabajo , por lo que estuve fuera del panorama dominicano durante esos días. Así que este número corresponde a la serie "El Buquicito Viajero". Espero lo disfruten.

Casi sin darme cuenta y ya tenía los pies dentro de un avión, o mejor dicho de tres, porque para llegar Albuquerque, Nuevo México hay que hacer escalas en Miami y Dallas. El motivo del viaje fue la Conferencia Anual de Healing the Children, institución homónima a Corazones Unidos en EUA. En la foto el doctor Luis R. Cuello G. en el podium de la Conferencia.

A las 7 de la mañana estábamos Luis Rafael Cuello, -uno de los mellizos hijo del doctor Cuello, recién llegado de Francia donde hizo una especialidad en Cardiología- y yo subidos en un avión de AA rumbo a Miami, nuestra primera parada. Ni decir sobre la interminable fila en Inmigración, ni la lentitud en atender a las personas que llegan a ese país. De ahí hacer aduana y dejar las maletas con los agentes de la línea aérea que estaban esperando para continuar nuestro largo trayecto.

En Dallas quedé boquiabierta con la nueva terminal aérea, está espectacular, parece uno de esos hoteles de Las Vegas con lujosas tiendas en los pasillos y una bóveda transparente en el techo por donde se cuela la luz solar. Eso sí, para estar a tiempo en el gate hay que ir en carrito.

Ya en Albuquerque una "guaguita" nos transportó al hotel donde se llevaría a cabo la conferencia y teníamos reservaciones. Esta ubicado en "downtwon" un lugar tranquilo donde el edificio más alto es como de algunos 16 pisos. La ciudad está rodeada de montañas, que de primera impresión me sentí estar en La Vega. El aire limpio, las calles despejadas y todo caminando a un ritmo bastante calmado. El estado de Nuevo Mexico es fronterizo con Arizona y Texas , posee una arquitectura que de manera jocosa denominamos "picapiedra" ya que las casas están construídas en adobe con colores terras y con suaves curvas que dan la sensación de continuidad y movimiento. Vista de la ciudad, al fondo las montañas.

Entre las atracciones principales está el famoso telesférico "Sandia Peak" considerado el más largo del mundo con una distancia de 11,000 metros, que nos lleva a la cima de la montaña desde donde se abarca un paisaje que va desde la ciudad, hasta el famoso rio Grande, que desde arriba luce como brillante serpentina recorriendo las áridas tierra del Estado. El ascenso se efectúa en sólo 15 minutos y durante el trayecto vamos subiendo por un profundo cañón, cuyas rocas alojan diferentes tipos de flora y fauna totalmente extraña para nuestros ojos. En el tope encontramos un restaurante , un mirador y una fabulosa pista , que en invierno aloja a los mejores esquiadores del mundo. A la derecha pista de sky.

Es obligatorio visitar Santa Fe, ciudad con 400 años de fundada y reconocida por la UNESCO como un centro mundial de arte y cultura. Allí la creatividad de los indios americanos se recrea en todas las esquinas y se respira ese aire colonial de los antepasados españoles. Por todos lados nos topamos con una galería de arte o una tienda artesanal llena de raros objetos cuyos precios asustan al más "tutumpote". Una foto en blanco y negro de Ghandi costaba 22,000 "dolores" y una hebilla de plata $300, eso sí todo muy bello. En la foto de la derecha el Palacio de los Gobernadores.

Pero la mayor atracción de Santa Fe son las escaleras de la capilla de Loretto cuya leyenda ofrece dos misterios: ¿Quién y cómo? La Capilla se terminó de construir en 1878, pero le faltaba un pequeño detalle: cómo acceder desde la capilla al balcón del coro, en un segundo piso. Se consultó a varios carpinteros, pero la capilla era muy pequeña e iba ser difícil construir una escalera que entrara bien en el pequeño espacio. Se pensaba que la mejor opción sería una escalera de mano, pero a las monjas no les gustaba mucho la idea. Las hermanas de Loretto se volcaron a su fe y rezaron una novena a San José, el patrón de los carpinteros. Y su oración fue oída. En el noveno día de la novena llegó un hombre a buscar trabajo. El hombre aceptó la tarea de construir la escalinata pero pidió trabajar en completa privacidad por tres meses. Meses después, se terminó de construir la esperada escalinata, pero al terminarla, el carpintero desapareció, sin decir adiós y sin recibir su paga. El misterioso hombre dejó una increíble escalinata de forma espiral que todavía sorprende e intriga a los visitantes. Lo que la hace que esta escalinata de 20 pies de altura sea tan fascinante es que da más de dos giros de 360 grados sin ningún soporte central. El extremo superior y el extremo inferior sólo tocan el piso de la capilla y el balcón del coro. La madera usada para su construcción parece ser de una especie de madera extinguida y, para agregar a la intriga, fue construida usando sólo trabas de madera cuadradas, ni un solo clavo y desde entonces es visitada por miles de turistas de todas partes del mundo.

En la foto de la izquierda el doctor panameño Julio Linares, participante de la reunión en representación de su país.

Otras atracciones de Albuquerque son la parte histórica de Old Town, donde pintorecas y antiguas iglesias y casas refrejan todo el sabor hispano. En el parque de la zona pudimos disfrutar de un concierto de rumba flamenca, pero más que nada de la "glorieta" alrededor de la que colocan sillas para disfrutar cómodamente del concierto. Loa más animosos se paran a bailar y a exhibir pasos de bailes.

Para finalizar les comento que si no les gusta el picante, lleven algo para sus estómagos porque todas las comidas tienen base de ají caribe y los taquitos, enchiladas, burritos, guacamoles, etc. son las opciones más baratas que se pueden encontra en el área.

No podemos olvidar las excelentes universidades del estado, donde han estudiado muchos dominicanos que han desarrollado exitosas carreras, como el buen amigo LUIS CONCEPCION, el de las Relaciones Públicas de BRUGAL y MELISSA BRETON CASTILLO, hija menor de José y Alcia.

DEL ALBUM DE FOTOS DEL VIAJE

Esta reportera en la cima de Sandia Peak, a la derecha con el Dr. Luis R. Cuello en Old Town. En la siguiente foto, la mexicana Lorenza Fernández, la colombiana Margarita Lenis, el panameño Julio Linares y por Dominicana esta reportera. A la derecha atardecer en Sandia Peak, el rio Grande brilla al fondo.

CAMBIO Y FUERA !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.