EL BUQUICITO

"Escrito con el corazón, recibido con el alma" ... Publicando desde junio del 2003

LightBlog

domingo, 6 de mayo de 2018

HORA DOMINICANA O SÍNDROME DE LA IMPUNTUALIDAD



Una de cada cinco personas tiene problemas con la puntualidad. Científicos  han realizado varios estudios para comprender las causas de la impuntualidad.  Esos señores tendrán que venir a nuestra isla  y estoy segura que las mediciones serían diferentes porque  nosotros los dominicanos tenemos la mala costumbre de llegar tarde a todas partes, tanto que ya hasta para hacer invitaciones se habla de " hora americana" para puntualizar que estemos temprano  y  “ dominicana” queriendo esto significar cierta flexibilidad con el horario para llegar .

Tan especiales somos que hasta nos burlamos del que llega a tiempo considerándolo como que “priva en gringo”

Decir "llego en 5 minutos" y estar todavía en la cama. O "estoy casi llegando", cuando ni siquiera se ha salido de donde estamos. Son clásicos.

Gestionar el tiempo no es fácil,   el "Síndrome de la impuntualidad,"  afecta negativamente nuestra vida personal.  Aunque tratamos de minimizar el problema con dichos como "más vale tarde que nunca" todos conocemos a alguien que siempre llega tarde. De hecho soy una de esas personas.  Otro que tiene fama de impuntual es el Ex Presidente Leonel Fernández.  Tanto que andan los chistes al granel sobre el tema.

Pero lo de "me he topado con un gran tapón " o "me llegó una visita inesperada" ya no es excusa, he leído que  todo tiene que ver con ciertos rasgos de la personalidad de la persona.

Varios estudios llevados a cabo en la Universidad de San Diego, por el psicólogo Jeff Conte  que durante años ha estado investigando e intenta probar por qué hay gente que es incapaz de llegar a tiempo a los sitios aunque se esfuerce y aunque pensemos que es una desconsideración hacia los demás, realmente es más serio de lo que creemos.

El psicólogo explica que existen dos tipos de personalidades: la A  y la B, ambas con una percepción del tiempo diferente.

Para demostrar su teoría el profesional realizó dos pruebas a un grupo. La primera consistía en un cuestionario donde, según las respuestas, catalogaba a cada persona como puntual o impuntual. A continuación les pedía que determinaran el tiempo exacto que tenía que transcurrir para llegar a un minuto.

Las personas con personalidad de tipo A (puntuales) calcularon que el minuto había pasado cuando realmente llevaban unos 58 segundos, mientras que el tipo B  (impuntuales) creía que había pasado un minuto cuando en realidad llevaban 77 segundos.

Esto supone que las personas del tipo A tienen una percepción del tiempo más precisa, mientras que las del B tienen la capacidad de percibir el paso del tiempo de una forma más lenta.

Otros estudios simplifican el concepto de llegar tarde: simplemente la gente subestima cuánto tiempo tardará en hacer una  tarea.

Quienes llegan tarde organizan planes impracticables, creen que en 10 minutos estarán en cualquier parte y no es cierto. 

Algunas personas hacen esperar a otras por inseguridad. Prefieren dejar esperando a alguien a quedarse solo.

El que quiere hacer todo a la vez muchas veces no mide realmente la cantidad de tiempo para realizar sus actividades.

El que deja todo para último minuto es porque le gusta trabajar bajo presión .

El distraído no puede concentrarse en algo específico, por lo que el tiempo se le va volando.

Resultado de imagen para JIM DUNBAR
Jim Dunbar
Existe un caso asombroso como el de Jim Dunbar, un escoses que durante toda su vida ha llegado tarde a sus compromisos y ha sido la primera persona diagnosticada con el síndrome del “llegatardismo” en todo el mundo.

Por su parte, el Hospital Ninewells de Reino Unido denominó a este padecimiento Chronic Lateness Syndrome y advierten que es un problema neuronal que afecta una zona del cerebro que provoca estado somnoliento, hiperactividad y déficit de atención, lo que impide coordinar horarios.

¿Qué debemos hacer para corregir la impuntualidad?

Analiza los tiempos de nuestras actividades, verificar cuando tiempo lleva realizar una tarea.

Llegar antes, no pensar en llegar a tiempo, sino tomar de 10 a 15 minutos por adelantado.

Si no te gusta esperar, lleva una revista, un libro, juega con el celular, es mejor entretenerse unos minutos que dejar una mala impresión.

Si alguna de estas situaciones les resultan familiares, deben tomar en cuenta que la impuntualidad puede ser una enfermedad.

Por:  Vanessa Rodríguez Messina
          Editora El Buquicito

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.