lunes, 6 de julio de 2015

JASD, JASD, JASD

Escrito por Vanessa Rodríguez Messina

Por los años 70 , era de las que disfrutaba viendo en la TV   un personaje que hablaba maravillas sobre los artistas, las fEl Maravilloso Mundo de José Jasdiestas y actos sociales llenos de glamour a los  que asistía  mientras estuvo residiendo en Hollywood.   Su peculiar personalidad, su estilo pintoresco de usar sombreros con plumas y la manera como contaba y presentaba sus historietas era toda una  delicia.  Se trataba de José Antonio Sánchez Delgado, mejor conocido como José Jasd (las iniciales de su nombre) , quien  nació el 11 de noviembre de 1911 en La Vega.

La historia que sabemos es que desde muy joven viajó a USA  y  trabajó como fotógrafo, pero le gustó la actuación y se acreditó como actor.  También era columnista periodístico.  Así tuvo la oportunidad de codearse  con las celebridades de la época de oro del cine,.

El hombre en cuestión  alardeaba sobre la íntima amistad que tenía con grandes estrellas a las que había conocido durante diferentes filmaciones cinematrográficas y con quien compartía  jose jasd marilynde “tu a tu”.  No podía articular ninguna palabra sin hablar  de su amigo Rock Hudson, de Charlton Heston, Katharine Hepburn, Clark Gable, Cary Grant, Rita Hayworth, Marilyn Monroe etc.  

Muchos dudaban de la veracidad de los relatos, pero  Jose Jasd  presentaba fotos y recortes de periódicos, para demostrar que no mentía.  Al menos, si no le creían,  gozaban con sus ocurrencias. Pero ciertamente  participó en muchas películas como actor secundario y extra.  Y en 1953 y hasta 1954, presidió la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, que otorga los premios "Globo de Oro". jose Jasd 1951

En 1977 cuando decidió retirarse , volvió  a SD donde  empezó a transmitir los domingos  por Radio Televisión Dominicana el programa “El Mundo Maravillos de José Jasd”. .

Cuenta Joseph Cáceres que "cuando iba a lanzar su programa  lo  invitaron a la inauguración, y hubo que persuadirlo, pues la idea que tenía era la de aparecer con  una bata de casa, y en un momento dado quitársela para quedar en calzoncillos frente a las cámaras".

"Hubo que recordarle que estaba en República Dominicana, donde se podía meter en un problema al poner de manifiesto esas excentricidades. Más aún en la televisora estatal, que esos años 70 era el canal número uno del país y el de mayor audiencia y cobertura


jose jasd y alfred hitchcockFueron varias las caracterizaciones que se hacían del inefable personaje, incluyendo la de Cuquín Victoria en televisión, y la de Juan Carlos Pichardo en Arte Nacional en Radio con la voz melosa característica del simpar actor..

Durante toda su vida José Jasd siguió siendo todo un personaje.   Su casa estaba llena de recuerdos, detalles decorativos, pinturas de su autoría, plantas y objetos exóticos que formaban su colección.    Tenía la teoría de que para mantenerse saludable había que tener sexo por lo menos cuatro veces a la semana, por lo que a los 82 años se casó por quinta vez,  con una joven de 17 años.    También escribió novelas y cuentos bastantes eróticos, que no fueron publicados.  Además del Inglés,  tenía desenvolvimiento con el Francés y el Italiano.  Tuvo un hijo que murió en la Guerra de Corea.

José Jasd murió en 1988 .   Hoy, a pesar de lo mucho que se habla de cine en nuestro país, su nombre  ha sido ignorado, quedando en el olvido sus célebres historias, en una época que   prácticamente ningún dominicano tenía ese privilegio.

Vivió como quiso y logró su meta de llegar a Hollywood  y sus hazañas  aún esperan por ser reconocida..

En el enlace de más abajo podrán verlo en la pelícual “Machismo” de 1970 – Aparece en el segundo 0.16 riendo en la tomas de presentación y en segundo 0-46 lanzando dinamita desde el techo.

https://youtu.be/QHeMbOpyIUM



JASD, JASD, JASD

Nota del autor : 

Parte de estas informaciones fueron tomadas de un artículo publicado por Luisa Rebecca Valentín en el períodico La Información y de Joseph Cáceres.   Y otras fuentes externas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de no publicar comentarios ofensivos, ni que atenten con la moral y buenas costumbres.